26 enero 2016

Penélope Cruz coloca a toda su familia

No hay nada de malo en ir a la playa con mis amigos... Qué asco de prensa, les encanta el drama. Aparte de inventar historias...». 

Eduardo Cruz (27 años) dixit en Twitter (con alguna falta de ortografía que LOC corrige) este 7 de junio después de que se publicasen unas fotos suyas con una bella rubia retozando en una hamaca en Ibiza. Un mes después, se confirma, vía repre, la tragedia hispana: el hermano de Pe ha roto por segunda vez con Eva Longoria (37) después de año y medio de relación.

En realidad, no extraña que Edu jure en hebreo contra la prensa. No la necesita. A diferencia de otros jóvenes músicos que empiezan y han de invertir muchísimo tiempo en promoción mediática, al pequeño de los Cruz, artista de raza, no le hace falta. Para eso tiene a su hermana mayor. No hay más que echarle un vistazo a la prestigiosa web cinematográfica International Movie Data Base (IMDB) para comprobar que la mayoría de trabajos célebres que se firma Eduardo como compositor se han gestado a la sombra de los filmes en los que aparece la actriz de Alcobendas.

Enumeremos los más recientes: en 2016 Eduardo ha colaborado en la música del spot publicitario del perfume Trèsor de Lancôme del que, casualmente, es imagen Penélope tras tomar el testigo de Kate Winslet e Isabella Rossellini. Además, este año ha compuesto parte de la banda sonora de la película Venido al mundo, filme dirigido por Sergio Castellito y que su hermana también protagoniza.

Un año antes, el joven ya hizo lo mismo con Piratas del Caribe. En mareas misteriosas, de Rob Marshall, pues firmó parte de la BSO. Una película en la que Penélope también proporcionó un trabajo a su hermana Mónica, ya que la también actriz fue su doble en las escenas de más riesgo y en los primeros planos pues, durante el rodaje, Penélope estaba embarazada de Leo, su primer hijo con Javier Bardem.

Sí que consta, sin embargo, un proyecto en el curriculum de Eduardo donde Penélope parece no haberle ayudado directamente. Se trata de un par de cameos en la telenovela mexicana Código Postal (2006), justo al poco de lanzar él su primer disco, titulado Cosas que contar, cuyo primer videoclip contaba con la presencia tórrida de sus hermanas, ataviadas en plan secretarias sexies.

Eduardo empezó su relación con la mujercita desesperada (por ser la más pequeña de la célebre serie americana) a los pocos meses de que Longoria se divorciase del jugador de baloncesto Tony Parker, con quien Edu comparte fisonomía casi exacta: piel olivácea, abdominales esculpidos, tatuajes por doquier y perilla recortada. Durante esta relación de año y medio, de la que ya se tomaron un primer respiro hace poco (éste es el segundo y, al parecer, definitivo), a Eduardo le fue bastante bien gracias a los contactos de Eva, pues colaboró en la música del reality de Kim Kardashian, íntima amiga de la pareja. Tanto que hasta se le asignó un romance a Edu con ella que él luego desmintió.

Así acaba hasta la fecha uno de los últimos romances de Hollywood protagonizados por el hermano de Pe, que no corre la misma suerte sentimental que la chica Almodóvar, felizmente casada con Bardem. Algo que también le ocurre a Mónica, la otra cruz de Pe por aquello de que aún está sin colocar. Mo, que triunfa como actriz en Águila Roja y como modelo en el catálogo de firmas como Agent Provocateur, acabó su relación con el actor Álex González estas Navidades y desde entonces no se le conoce otro varón. Confiemos en que Penélope se aplique tanto en buscarles pareja a sus hermanos como en encontrarles trabajo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario