28 febrero 2012

Rescatando un tesoro

A falta de lo que se guarde en un almacén de Gibraltar y que el Gobierno español ya ha reclamado, tras la recuperación del tesoro de la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, hundida frente a las costas del Algarve en 1804 y expoliado por la empresa estadounidense Odyssey, ahora toca hacer inventario. Y lo que se custodia actualmente en la cámara acorazada del banco que un día ocupó la actual sede de la Secretaría de Estado de Cultura son 212 monedas de oro (de ocho escudos cada una); 13.077 monedas de plata individualizadas, restauradas (5.163) o a medio restaurar (el resto); seis lingotes de cobre y estaño; balas de cañón y tres cajitas de rapé de oro. Valor estimado: incalculable. 

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, hizo ayer recuento del material recuperado, en compañía de los secretarios de Estado de Cultura y de Cooperación Internacional para Iberoamérica, José María Lassalle y Jesús Gracia, respectivamente, y señaló que la llegada a España del tesoro de la fragata marca «un antes y un después» en la protección internacional del patrimonio subacuático. 

En su comparecencia, Wert estuvo también apoyado por varios miembros de la comisión de nueve expertas que viajaron el pasado 21 de febrero a Tampa (Florida) para asegurarse de que lo que le era entregado a España eran las piezas que Odyssey había declarado que sacó del mar. La jefa de la expedición, Carmen Martos, subdirectora del Museo Arqueológico Nacional, explicó que no sabe cuánto tardarán en las labores de documentación, catalogación, restauración y conservación del Patrimonio, aunque habló de varios meses. Y esa fase, la siguiente que toca ahora, es la que hay que concluir antes de hablar del destino de las monedas, según repitió con insistencia el ministro de Cultura. Wert no quiso mojarse y no soltó prenda sobre a dónde será enviada la carga de las Mercedes, antes, durante o después de la restauración, ni si será separado el tesoro en partes, ni si se exhibirá en distintos museos, ni si algunas monedas serán enviadas a América Latina, pero no descartó ninguna de las opciones.

Cinco años han transcurrido desde que España iniciara la batalla legal contra la empresa Odyssey, después de que ésta extrajera el mayor tesoro encontrado bajo el agua, el procedente de la fragata española hundida en 1804 por una flotilla inglesa. Wert no precisó cuánto le ha costado a España recuperarlo, pero comentó que el juzgado de Tampa que les dio la razón, les ofreció la posibilidad de que reclamen a Odyssey el pago de las costas del proceso judicial y que lo están considerando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario